Frágil continuidad de la sala Hiroshima
02.11.20


La sala Hiroshima, inaugurada en abril de 2015 y dedicada a la escena independiente contemporània, cerrará sus puertas al público tal como la conocemos en diciembre de 2021. Actualmente se encuentra en una situación de mucha fragilidad para seguir sacando adelante su proyecto.

Ante esta situación, el equipo de cultura del Ayuntamiento de Barcelona ha mostrado preocupación por la situación de la sala y ha expresado su compromiso de buscar, conjuntamente con Hiroshima y a lo largo del próximo año, posibles soluciones para asegurar la supervivencia del proyecto en el actual espacio o en otro y en un formato igual o diferente.

Se abre así una temporada de transición donde, sin dejar de ofrecer una programación muy cuidada y que apuesta por el apoyo a los artistas a través de coproducciones como las programadas con Pau Masaló y con David Espinosa, se buscarán fórmulas para dar continuidad a un proyecto que, hasta ahora, ha sido un claro referente para la escena emergente local e internacional, un espacio de apoyo para el colectivo artístico y un lugar de interés cultural para el público de Barcelona.

SITUACIÓN ACTUAL

La sala Hiroshima, que nació como proyecto en la crisis del 2008 y abrió sus puertas en 2015 para dar espacio a la escena independiente contemporánea, se encuentra, ante esta nueva crisis, económica y sanitaria, en una situación de mucha fragilidad para seguir sacando adelante su proyecto.

Esta situación resulta de la suma de diversos factores: por un lado, el apoyo a la sala por parte de las administraciones ha sido siempre tímido e incierto, obligándola a trabajar en la precariedad y la provisionalidad; por otro lado, la crisis sanitaria y económica actual hacen peligrar aun más el proyecto, a la vez que llevan a la propiedad del espacio a no poder mantener el alquiler reducido del que ha disfrutado hasta ahora Hiroshima y a la necesidad eventual de recuperar el espacio para una posible venta.

Ante esta situación, el equipo de cultura del Ayuntamiento de Barcelona ha mostrado su preocupación por la situación de la sala y ha expresado su compromiso de buscar, conjuntamente con Hiroshima y a lo largo del próximo año, posibles soluciones para asegurar la supervivencia del proyecto en el espacio actual o en otro y en un formato igual o diferente.

Se abre así una temporada de transición en la que, manteniendo una programación cuidada y que apuesta por el apoyo a la creación, se buscarán fórmulas para dar continuidad a un proyecto que, hasta ahora, ha sido un claro referente para la escena emergente local e internacional, un espacio de apoyo a los artistas y un lugar de interés cultural para el público de Barcelona.

En seis años la sala Hiroshima ha conseguido consolidarse como una pieza clave del panorama cultural: forma parte de una red internacional de profesionales dedicados al apoyo a la creación y la programación de escena contemporánea; cuenta con un público fiel, heterogéneo y exigente que llena la sala y participa y disfruta de las funciones y actividades; es sede y colaborador de grandes festivales, como el Grec o el Dansa Quinzena Metropolitana, de espacios de referencia, como el Mercat de les Flors, y también de festivales independientes como IF, Hop o Mutek, habiendo hecho programaciones conjuntas y coproducción de espectáculos a nivel local e internacional.

En la situación actual todo el trabajo hecho para consolidar tanto la sala como su público, con la inversión de recursos humanos y económicos tanto públicos como privados que eso supone, está en peligro y desde la sala Hiroshima se considera que el papel del Ayuntamiento es clave para dar a las iniciativas independientes la estabilidad necesaria para poder mantener vivos los espacios de la ciudad. Porque sin una red de espacios y estructuras de producción las compañías y los artistas no pueden subsistir.

COPRODUCCIONES DE OTOÑO

Una de las apuestas de la sala Hiroshima ha sido el apoyo a la creación, porque no es suficiente con programar a las compañías y artistas sino que es necesario acompañarlos desde diferentes proyectos, darles visibilidad, trabajar en red para que cada artista pueda encontrar maneras de desarrollar su investigación y encontrarse con el público. Al mismo tiempo, permite generar contenidos propios y potenciar a las compañías emergentes mediante el apoyo económico, artístico y administrativo. Es por esta razón que Hiroshima presenta este otoño dos coproducciones.

The National Body, de Pau Masaló, es una coproducción de Hiroshima con el Grec festival de Barcelona que se cuestiona la relación entre las identidades colectivas y nacionales y los individuos a través de los deportistas de élite. Acompañado en escena por el performer Melcior Casals y el atleta profesional Quique Navarro, propone una ficción documental que confronta la estética narrativa del romanticismo alemán y la exposición en escena de un cuerpo entrenado para conseguir el ideal del hombre. Pau Masaló es dramaturgo y ha sido cofundador y director de la compañía teatral Ignífuga, que ha mostrado sus creaciones en España y Europa. Ganó el premio Adrià Gual 2017 con su montaje Utopia y el premio a la mejor exposición en la prestigiosa Quadrennial de Escenografía de Praga en 2019. Esta es la primera vez que Masaló presenta una pieza en solitario y, por eso, Hiroshima ha querido acompañarlo y ofrecerle espacio y recursos junto con el Grec, para que pueda dar este paso en su carrera.

Calle Sombra, es el último trabajo de David Espinosa, un artista que ha pasado diez años investigando la teatralidad a través de miniaturas y objetos pequeños que, sumados a una mesa, unos cuantos focos, una dosis de humor y otra de crítica, han conseguido emocionar y sorprender al público en sus espectáculos. Ahora Espinosa ha decidido hacer un salto de escala y pasar a un plano escénico y desde la sala Hiroshima se ha considerado el momento perfecto para estar a su lado y ayudarlo a potenciar esta nueva etapa de su investigación. En Calle Sombra, acompañado una vez más de Jordi Casanovas, trabaja a partir de referentes como el cómic i sobre recursos como las sombras que generan los objetos para dar una imagen de nuestra cultura y un reflejo de la vida en un espectáculo que seguramente será un homenaje al teatro.






NP

Be sociable share - Se sociable. Comparte.
enviar a un amigo   -    imprimir
Comparte esta noticia en MySpace Comparte esta noticia en Twitter Comparte esta noticia en Yahoo Comparte esta noticia en Google Bookmarks Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en menéame