La familia del Teatro La Latina lamenta profundamente la pérdida de Lina Morgan
2015-08-20

La capilla ardiente se instalará a partir de las 16.30 horas en el mismo teatro del que fue propietaria entre 1983 y 2010, donde aún conservaba su despacho y su palco

La dirección del Teatro La Latina (Plaza de la Cebada, 2 de Madrid) lamenta profundamente la pérdida de la gran actriz y empresaria María de los Ángeles López Segovia, conocida como Lina Morgan (Madrid, 1937-2015) fallecida esta madrugada en su domicilio situado en el madrileño barrio de Salamanca.

La conocida intérprete ha destacado durante décadas por encarnar decenas de papeles en cine, televisión y en teatro, disciplina esta última en la que también desarrolló sus  facetas de productora y propietaria del Teatro La Latina entre los años 1983 y 2010, donde hasta el día de hoy ha conservado su despacho y su palco tal y como acordó en la negociación con Jesús Cimarro, actual copropietario del espacio.

"Trabajadora incansable, Lina Morgan pertenecía a una generación de actores muy queridos y muy populares, de aquella época en la que solo había dos cadenas de televisión y más de 20 millones de espectadores disfrutaban de sus personajes frente a la pequeña pantalla", valora Jesús Cimarro tras conocer la muerte del fallecimiento de la actriz.
 
"Lina tenía muy claro que quería dejar su teatro a alguien que continuase con la labor teatral iniciada por ella a finales de los 70 cuando era arrendataria, y yo tengo la responsabilidad de recoger y continuar con su legado", añade Cimarro. "Se nos va una de las  actrices más populares que ha habido en España en el siglo XX".

Lina Morgan en el seno de una familia modesta que vivía en el madrileño barrio de La Latina. Comenzó en el teatro con 13 años. A lo largo de su carrera profesional, intervino en más de 50 piezas teatrales y de revista. Las más destacadas son aquellas que protagonizó desde la década de 1980 y con las que consiguió un mayor éxito profesional, como ¡Vaya par de gemelas!, El último tranvía o Celeste no es un color.

La mayoría de las piezas donde actúa desde 1949 lo hace como actriz secundaria, y no conseguiría papeles protagonistas hasta que la empresa Colsada decide que actúe con Juanito Navarro en Dos maridos para mí. A partir de ahí, sus apariciones como actriz principal aumentarían en diversos espectáculos donde explota una vis cómica, tanto en cine, teatro como televisión. La gran pantalla la catapultó a la fama nacional.

Gracias a su éxito, pudo grabar discos musicales con los temas de sus obras. Al término de todas sus obras interpreta la canción Gracias por venir, compuesta por Gregorio García Segura que se convirtió en uno de sus principales símbolos distintivos, así como su tema más popular.


Be sociable share - Se sociable. Comparte.
enviar a un amigo   -    imprimir
Comparte esta noticia en MySpace Comparte esta noticia en Twitter Comparte esta noticia en Yahoo Comparte esta noticia en Google Bookmarks Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en menéame